martes, 1 de enero de 2019

ESTILO, DISEÑO Y ARQUITECTURA EN CASONAS REPUBLICANAS DE TRUJILLO

Tener una casa de estilo republicano, diseñada con la arquitectura de los primeros años del siglo pasado con finos rasgos coloniales, no sólo es una riqueza, sino una belleza que debe compartirse. La familia Díaz Collantes, naturales de Cajamarca, pero fusionados con la cultura e idiosincrasia trujillana, al final norteños todos, poseen una de las propiedades más pintorescas, tradicionales y hermosas en pleno siglo 21.

Carlos Díaz Collantes, heredero de esa cultura cajamarquina y trujillana comparte ahora con su familia, uno de los centros del recuerdo arquitectónicos que la “Ciudad de la Eterna Primavera” tiene en sus tierras liberteñas.
La propiedad posee un estilo neoclásico. La casa parece una réplica de algún palacio florentino del renacimiento. Tiene su propia iglesia, un altar que la familia mandó construir y que el propio obispo de Trujillo vino para bendecir el lugar, en virtud que la dueña ya no podía trasladarse a la iglesia.
Posee dos plantas donde los huéspedes pueden descansar juntamente con la caída del soleado día y despertar con el trinar de las aves. Es un lugar paradisíaco. Tiene amplios jardines, puente, lugar de esparcimiento, piscina y mucha ventilación. El piso es laja española y mármol italiano, y los detalles de la sala, comedor y otros ambientes, nos permiten remontarnos en el tiempo y por que no, recordar al Tunante, al bardo César Vallejo y al nacimiento de la marinera trujillana.
Si bien es cierto que las casonas son herencia de los españoles, italianos, ingleses y franceses, también es real que el detalle en los adornos, diseños y estilos es lo que marcará la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario